Puedes con esto, yo creo en ti 

Vida de mamá
Foto IG: burtsbrisplease
Foto IG: burtsbrisplease

Para la mujer cuyo marido hace una "parada extra" después del trabajo todas las noches.

Para la mujer que está de luto por la pérdida de un embarazo que nadie sabía.

Para la mujer que lleva todo hacia delante a pesar de que está perdida por dentro.

Para la mujer que fue despedida porque ha estado despierta durante una semana con un niño enfermo.

Para la madre soltera que no sabe cómo va a llegar a fin de mes con todos los gastos.

Para la mujer que aún no se ha perdonado por el aborto que tuvo hace 20 años.

Para la mujer que tiene que aguantar que la juzguen a ella y a sus hijos mientras cuenta las monedas para comprar en el supermercado.

Para la mujer que abre la puerta y le dan la noticia de que su marido fue asesinado en el extranjero tres semanas antes de regresar a casa.

Para la mujer que vive con ansiedad porque nadie entiende las razones por las que podría estar estresada.

Para la mujer que se dedica a su familia todo el día, todos los días.

Para la mujer que sonríe a los extraños durante el día en público, pero llora silenciosamente por las noches.

Para la mujer que ha querido acabar con todo, pero encontró fuerza para seguir adelante.

Para la mujer que escuchó el rumor sobre sí misma hoy.

Para la mujer que duerme al lado de un extraño cada noche.

Para la mujer cuya genética nunca le permitirá parecerse a las modelos de las revistas.

Para la mujer criando a una hija sin padre y rezando para que la historia no se repita.

Para la mujer que ama con todo su corazón y que está desesperada por ser amada.

Por cada mujer que llora en la ducha. Porque si no eres fuerte, nadie lo es.

Sólo porque el agua lave tus lágrimas no significa que no llores. Sólo porque llores no significa que no seas lo suficientemente fuerte como para manejarlo.

Yo soy tú...

Te veo a ti...

Estoy contigo...

Lloro contigo...

Te quiero… Te amo

Autor: Desconocido

Silvia Ruiz
Última actualización: Lun, 11/25/2019 - 17:02