No obligues a tus hijos a comer. Esto es lo que ocurre cuando lo haces

Crianza consciente
Photo: @burtsbrisplease
Photo: @burtsbrisplease

¡No te levantas hasta que te acabes todo! ¡Sólo una más y ya! ¡No vas a jugar si no te terminas toda la comida! Son frases que usan las mamás para obligar a comer a sus hijos, pensando que es por su bien.
 
Sin embargo, más que ayudarlos los podemos perjudicar de diferentes maneras a nivel físico y psicológico, al provocarle…

 niña

El uso del chantaje emocional, de los premios y castigos con la comida, es un error pedagógico y un error nutricional que causa que los niños sufran:
1. Ansiedad
2. Sobrepeso
3. Baja autoestima
4. Falta de confianza respecto a sus emociones y a su entorno familiar, social y  académico
5. Rechazo a ciertos alimentos
 
Para evitar estas consecuencias negativas, los papás deben entender que el cuerpo es muy sabio y el de los pequeños no es la excepción. Los niños tienen la capacidad de distinguir cuando tienen o no hambre, cuánto deben comer y cuándo parar o a qué velocidad hacerlo.

Estas son algunas sugerencias para propiciar la buena alimentación de los niños

  • Poner pequeñas cantidades de un alimento nuevo de forma repetida.
  • Dar ejemplo de conductas alimentarias saludables.
  • Implicar a los niños en la preparación de los alimentos.
  • Presentar las comidas de maneras atractivas
  • Ofrecer los alimentos sin obligar, sin perder la paciencia y sin inquietarnos.
  • Mantener su estómago vacío de caprichos antes de las comidas, no llenarlo de comida chatarra y dulces
  • Darles opciones en la mesa. Presentar unos alimentos que les gusten y otros que les gusten menos, para que puedan elegir, e intentar que coman un poco de todos.
  • Apagar la televisión y sentarse a comer con ellos, en familia y sin distracciones.
  • Durante la comida, mantener conversaciones distintas al hecho de hacerle comer.

 

Photo: @burstbrisplease
Photo: @Burtsbrisplease


Además, es válido que en algunas etapas los pequeños se muestren satisfechos con poca comida, mientras que en otras hasta quieren devorarse lo que tienen a su alrededor.
 
Por eso, lo único que se puede hacer como mamá o papá es promover un ambiente relajado y agradable mientras comen juntos, así como respetar sus decisiones para que tenga una buena salud física y emocional.
 
Con información de www.consumer.es
Fuente: Universidad del País Vasco, España

webmaster
Última actualización: Lun, 02/05/2018 - 14:52
Recibe los mejores consejos Para una crianza feliz