Los hermanos menores son más chistosos, simpáticos y aventureros. Según estudio

Consejos
Foto IG: lu_mulloy
Foto IG: lu_mulloy

Los hermanos son, sin duda, el mejor regalo que un niño puede tener. Llegan a darle emoción a los días, pero sobre todo a acompañar las travesuras, las aventuras y los momentos no tan buenos. 

 

Un hermanito es un ser pequeño que llega a integrarse a una familia donde ya no estrenará ropa, ni cuna, ni sillita para comer; no conocerá los días de soledad y tranquilidad en casa. Sin embargo, será capaz de hacer que a mamá y a papá se les hinche el corazón de amor. 

 

Modificará toda la dinámica familiar: más organización, más comida, más gastos, más todo. 

A diferencia de los primogénitos, que asumen roles de liderazgo, los más pequeños son más aventureros con su sentido del humor. El estudio realizado por Frank Sulloway, autor de Born to Rebel e investigador del orden de nacimiento. Dijo que tienden a encontrar un rol familiar que sus hermanos mayores aún no han reclamado y que este rol suele ser el del comediante de la familia.

Pues a través de su humor y ocurrencias logran captar la atención de los demás integrantes.

Un hermano menor, le enseñará a  su hermano mayor a relajarse. A ser más aventurado y a correr riesgos sin miedo a que mamá se enoje. El grande tomará el rol de líder mientras el pequeño se encarga de poner a prueba todas las reglas de mamá con tal de demostrar que puede hacerlo. 

 

El segundo le enseñará a ser valiente, a tomar riesgos y también competirán entre ellos, sin duda, pero eso será completamente normal, pues será parte del desarrollo de la personalidad que juntos formarán. 

 

Lo más increíble será verlos crecer con sus propias tradiciones, los juegos que sólo ellos entenderán porque habrán salido de su imaginación, la unión y la complicidad que tendrán será tan grande que incluso llegarás a sentir celos por no ser parte de ese círculo tan suyo. 

 

El hermano menor regresará la ilusión de otro bebé en casa, tendrá más libertad y gozará las ventajas de ser el segundo, pues sus papás tendrán mucho más conocimiento de la paternidad. 

 

Los hermanos son para toda la vida, no importa que al crecer se separen y vivan en lugares distintos, su relación será incondicional, y un día se convertirán en esos cuñados, tíos y padrinos, los mejores y los más divertidos. 




 

 

Silvia Ruiz
Última actualización: Lun, 11/25/2019 - 20:31